¿Por qué deberíamos jugar al ajedrez?

Los estudios demuestran los beneficios del ajedrez

Tal y como muestran diversos estudios, jugar al ajedrez permite desde muy temprana edad ayudar en el desarrollo de habilidades como el razonamiento, la atención y memoria, la capacidad lectora y matemática, la resolución de problemas, etc.

Como ajedrecista, pero también como persona que ha tenido que afrontar diferentes retos en la vida, me gustaría aterrizar un poco las aportaciones que considero el ajedrez ha otorgado a mi personalidad.

Crear planes propios

Cuando comencé a jugar con 9 años destaqué por mi juego “ambicioso”. No desaprovechaba ningún error de mis rivales y aprendí algunos patrones de jaque mate que me permitían rematar las partidas. Conocer las posiciones a las que yo deseaba llegar me ayudaba a crear planes propios (no siempre acertados). Conocía el punto de partida y la meta. Ser capaz de ir marcándome pequeños objetivos fue algo qué intrínsecamente me dio jugar al ajedrez.

Recuerdo que cuando comencé casi todo fueron victorias. Pero recuerdo aún más la frustración que sentía cuando las cosas no salían bien en los campeonatos que yo más anhelaba. Hubo momentos complicados en este sentido pero es en esas ocasiones cuando una fuerza interior resurge y te hace un poquito más fuerte cada vez. Este amor propio y coraje también me permitió encontrarlos el ajedrez.

Esfuerzo y resiliencia

Seguí trabajando, destinando una media de 8 horas semanales al ajedrez. Los resultados llegaban pero aún tenía una espinita clavada. El Campeonato de España. Fueron el trabajo, el esfuerzo, la constancia y el sacrificio quienes me permitieron alcanzar la meta cuando tenia 16 años. Lo recuerdo como si fuera ayer. Para mí, la constatación de que con estos elementos podemos lograr todo aquello que nos propongamos.

Aquella vez fui yo quien subía los peldaños para alzarme con el trofeo, pero tantas otras veces fui yo quien miraba desde abajo a los afortunados. En el ajedrez es de vital importancia saber estar en ambos lados de la barrera y comprender qué se siente y cómo comportarse en cada uno de ellos. Por eso, en mi opinión, el respeto es el valor fundamental que nos regala el ajedrez.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin